Home|Uso de datos en la red logística

Uso de datos en la red logística

Al leer este texto, de alguna manera se le está cocinando, etiquetando y creando algún algoritmo, para que se pueda acceder a esta información más adelante. Esto va para todos: consumidores, productos y servicios. Los datos se han convertido en el producto más valioso del mundo empresarial. Ayudan a las organizaciones a reducir sus costos, tomar decisiones más rápidas y precisas e incluso crear nuevos productos y servicios que satisfagan las demandas diarias de los consumidores.

La cadena de suministro o Supply Chain también está experimentando esta digitalización, liderada por Big Data y Analytics. Según una encuesta realizada por Supply Chain Insights, el 93% de los encuestados cree que Big Data administrará esta disciplina para fines de 2020. Diría que no llevará tanto tiempo. Es un cambio radical en el enfoque, con la consecuencia directa de mejoras significativas en el tiempo de entrega, confiabilidad, costo y control. Este enfoque se ha vuelto imperativo, dada la creciente competencia de los mercados, las expectativas muy altas de los consumidores y el crecimiento constante y superior al promedio del comercio electrónico.

En este nuevo escenario, las reglas han cambiado: lo que era deseable se convirtió en obligatorio y lo que se imaginó se ha hecho realidad. Por ejemplo, los tiempos de entrega disminuyen continuamente. Informar el estado de entrega paso a paso ya no es un accesorio y se ha convertido en una herramienta eficaz para «calmar» la ansiedad del consumidor.

Nunca hemos tenido acceso a un volumen tan grande de información, de diferentes fuentes y naturalezas, casi en tiempo real. A esto se suman datos históricos, datos de ventas, encuestas sectoriales, indicadores macroeconómicos y aquellos dispersos en Internet. Pero, con toda esta fuente inagotable de información, las empresas necesitan saber cómo usarla de manera inteligente, navegar y comprender adecuadamente todo lo que está disponible, de lo contrario, el retorno de la inversión tardará en llegar.

Como resultado, las cadenas logísticas se han rediseñado en base a datos y análisis. Hoy, este proceso se divide en 4 etapas evolutivas: descriptiva o histórica; regresiva o predictiva; prescriptivo y, además, cognitivo. Entre las empresas, podemos decir que el 30% de ellas están en la primera etapa, el 50% en la segunda y el 20% en la tercera. Pocos aparecen en la última etapa, como Amazon y Netflix, que se basan en el comportamiento y la demanda de sus clientes. En este último caso, lo importante no es adivinar, sino capturar rápidamente el cambio y los momentos del consumidor, como el concepto matemático de la inflexión, en el que la curva cambia hacia arriba o hacia abajo.

Un buen ejemplo de una cadena logística bien construida es la utilizada por un gran minorista de comercio electrónico de moda. Utiliza la información del cliente para adaptar la oferta, el flujo de pedidos y la entrega. La entrega se realiza según lo planeado y luego el ciclo comienza nuevamente con nuevas ofertas, etc. Por lo general, las empresas que ya nacen digitales tienen más facilidad para configurar sus cadenas utilizando información, porque la información es parte del ADN de la empresa.

Los datos también son la base para hacer que las cadenas de suministro sean más resistentes y receptivas. El análisis de datos históricos y fuentes externas permite la identificación de puntos de riesgo y qué eventos fortuitos podrían afectar las operaciones. Este es el caso, por ejemplo, con tormentas, inundaciones, caída de puentes e incluso huelgas. Con el diagnóstico en mano, es posible diseñar estrategias de continuidad, como rutas y modos alternativos. La huelga de camioneros en 2018 fue un buen ejemplo. Muchas compañías no estaban preparadas, a pesar de que la información sobre el movimiento había estado disponible durante semanas.

En línea con los datos en la cadena de suministro, la tecnología Blockchain se une, autenticando transacciones entre socios y validando entre todos los participantes, principalmente en comercio exterior. Con la aplicación correcta de Blockchain, el proceso tiende a ser aún más rápido y más confiable, reduciendo así los costos con la burocracia, ya que actuará desde el momento de la compra, con el banco involucrado, envío, envío, puerto, etc.

Vale la pena mencionar que la falta de información ya no puede ser una excusa para no hacer lo necesario para establecer de manera efectiva una cadena de suministro sólida y adaptativa. Los datos están disponibles, accesibles, compartidos y detallados. Hacer un uso correcto de ellos agregará nuevos valores al negocio y, además, llevará la logística a un nuevo nivel.

Foto de la Coalición de Suministros de Salud Reproductiva

Posts Relacionados