Reflexiones

Logística de Importación: ¿Proceso o Proyecto?

Son indiscutibles las ventajas de la importación de productos – aún con la reciente alza del dólar – provenientes de países como China, India, Bangladesh e Indonesia, para composición de la diversidad del comercio minorista nacional.

Es verdad que la importación satisface dos objetivos fundamentales del comercio minorista: – oferta de un mix diferenciado a un consumidor, que está cada vez más ávido por novedades y precios; – es una posibilidad de aumento del margen bruto de la categoría en relación a una operación 100% nacional.

Mientras tanto, desde nuestro punto de vista, un proceso de importación puede traer grandes riesgos a los resultados presupuestados en un comercio minorista, especialmente el que trabaja con necesidad de coordinación como el minorista de moda.

Entonces, ¿cómo hacer la gestión de la importación de modo que ésta origine valor y no lo sustraiga dentro de la Supply Chain de un minorista?

El primer punto que es necesario entender: ¿la importación para este minorista es un proceso o un proyecto? ¿Qué quiere decir eso?

Para un comercio minorista de flujo continuo como un supermercado o hipermercado, que necesita componer su variedad continuamente con ítems de alimentos secos y bazar, por ejemplo, la importación es un proceso.

O sea, la importación ocurre todo el año con base en un proceso de strategic sourcing (tercerización estratégica) que se renueva anualmente. Una característica adicional es que son productos industrializados y comoditizados – “make to stock”. No existe desarrollo específico.

Ahora bien, para un minorista de moda, la importación es un proyecto pues cada colección concebida tiende a producir un resultado único en un determinado plazo. Es la esencia de la definición de lo que es un proyecto del PMBOK. O sea, tiene que ser tratado como un proyecto desde el análisis de tendencia hasta la venta de los productos de moda en las tiendas.

Por eso, se necesitan las herramientas típicas de un proyecto como cronograma con actividades, responsables y plazos; y una figura análoga a la de un PMO, para hacer la gestión de los frentes que componen un proyecto, como objetivo, plazo, recursos financieros, humanos, suministros etc.

En Cosin, recientemente ayudamos un gran minorista de moda a estructurar su importación con base en el concepto de proyecto. Al final, de manera casi paradojal, fue un proyecto para organizar un proceso:

  • estructurar las fechas;
  • garantizar el alineamiento entre áreas;
  • definir plazos y responsabilidades;
  • considerar las diversas particularidades de origen / tipo de producto
  • dar la visibilidad de los procesos en curso;
  • y estructurar la rutina de producción de indicadores, análisis y toma de acciones (cancela/ adelanta/ posterga/ etc.).

De esta forma, fue creado un cronograma gerencial para las reuniones de acompañamiento y uno detallado para gestión de la rutina. También fue estructurado un gráfico “waterfall” para control de los diferentes estatus desde la producción hasta la llegada del producto a Brasil. Todo eso con un “war room” (sala de comando) en paralelo para garantizar el desempeño del “proyecto” vigente.

Los ejemplos de esos productos se muestran a continuación:

logistica importacao

logistica importacao2
Como resultado, la empresa logró tener un control mucho mejor de las etapas de importación, permitiendo una mejoría sensible en el cumplimiento de su planeamiento comercial. Y eso se ha reflejado claramente en las tiendas donde, por ejemplo, un pantalón jeans estilizado nacional necesita combinar, en un determinado momento, con un suéter importado diseñado para la estación de inverno y que es mucho más valorizado cuando está expuesto junto con el pantalón.

Finalmente, debido al trabajo desarrollado y acompañando por Cosin, ese abordaje permitió un aumento de ventas “same store sales” con incremento de margen en bases comparables año a año.

Concluyendo: estamos seguros de que la importación es una actividad que, cada vez más, adquiere importancia en el comercio minorista nacional, ya sea de productos industrializados, o de vestuario y moda.

El grado de valor que esa actividad puede traer pasa por reconocer inicialmente cuál es la naturaleza de ella dentro de su Supply Chain y administrarla apropiadamente.

En tiempos de crisis, una parte importante de las ventas y margen puede estar escondida dentro de su importación. Y substituir la importación no es el camino que los minoristas han adoptado.

Idioma / Language