Reflexiones

Cómo transformar gestión de la demanda de TI en palanca para el negocio

En el contexto mercadológico actual, competitivo y dinámico, las empresas procuran reinventarse en todo instante. Trabajar con procesos eficientes, movimientos estratégicos ágiles y decisiones acertadas, son pilares exigidos de los principales ejecutivos de las empresas que quieren y necesitan estar al tope del ranking de las mejores de su segmento.

No obstante ese contexto, el área de TI (Tecnología de la Información) tiene un importante papel en la superación exitosa de los retos corporativos, y su representatividad en el mercado mundial está creciendo a pasos agigantados. Según una proyección de enero de 2015 divulgada por Gartner, la inversión mundial en TI debe llegar a US$ 3,8 billones en 2015, presentando crecimiento de 2,4% en comparación a 2014. En esa carrera en busca del uso de la tecnología para impulsar el negocio, dispositivos móviles y softwares corporativos lideran las inversiones. Aún con el aumento de la tasa de intereses y la expectativa de inflación en más de 6,0% para este año, Brasil se destaca por encima de los niveles mundiales, anotando un crecimiento de aproximadamente 5%, o sea, más de R$ 100 mil millones de inversión en TI para 2015.

En este momento de expansión tecnológica mundial, asertividad en las inversiones de TI, se convierte en una importante herramienta en la busca de la diferenciación y del crecimiento. Estructurar e implementar la tecnología de forma eficiente a favor del Negocio, ha sido una cuestión bastante desafiadora. Viabilizar planes vencedores de Marketing respaldados por procesos y tecnología eficaces, operacionalizar requisitos regulatorios o implementar innovaciones estratégicas, pasan por la necesidad de estructurar un modelo de trabajo en TI que responda rápidamente a ese complejo y dinámico juego de ajedrez mercadológico. O sea, el camino feliz puede estar en el éxito en implantar una eficaz estructura de gobernanza de la gestión de exigencias de TI, que de forma directa intenta abordar cuestiones como, por ejemplo:

  • Crear los mecanismos necesarios para que TI entienda suficientemente los requisitos del Negocio.
  • Garantizar inversiones alineadas con el planeamiento estratégico.
  • Definir las reglas para priorización, dimensionamiento de las exigencias y análisis del ROI (Return on Investment o retorno sobre la inversión).
  • Estructurar el modelo de trabajo, políticas, competencias y reglas para el comité de aprobación.
  • Establecer e implantar métricas y SLAs (Service Level Agreement o acuerdo de nivel de servicio) convenidas entre el Negocio y TI.
  • Implementar mecanismos para controlar y reducir los riesgos.
  • Dimensionar la capacidad y experticia interna de la TI y de sus aliados, para atender las exigencias y trabajar en las brechas.
  • Definir los marcos que garanticen que TI esté ejecutando el proyecto de conformidad con la necesidad del negocio.

Para sustentar este nuevo modelo, la organización debe trabajar de forma integrada y en adhesión al core de la empresa, con papeles y responsabilidades claramente estructurados, planes de comunicación extensos, mecanismos de control de desempeño y patrocinio efectivo de la alta dirección. Ese instrumental sincronizado, puede funcionar como palanca para la generación de mayor y mejor resultado. “La transformación continua siendo un fenómeno importante para todos los sectores. Muchos enfrentarán grandes retos en 2014 y en los años venideros, y no tendrán otra alternativa a no ser cambiar radicalmente los modelos de negocio establecidos”, afirma Val Sribar, vicepresidente de Gartner, en el informe Top Industries Predicts.

En Cosin Consulting hemos trabajado en la estructuración e implantación de gobernanza corporativa en los últimos años y destacamos algunos de los principales beneficios detectados por nuestros clientes en el resultado de los proyectos:

  • Mayor foco en las exigencias relevantes para el Negocio.
  • Alineamiento de TI con las directrices del Negocio.
  • Reducción de conflictos entre las áreas de Negocio y TI, a partir de reglas claras y trabajo conjunto.
  • Reducción de inversiones en proyectos con menor retorno.
  • Mayor eficiencia en el modelo de trabajo, con entregas en menor tiempo.
  • Proceso operacional y de toma de decisiones más dinámico y sensible a los cambios de las expectativas del Negocio.
  • Capacitación del equipo de TI más compatible con las necesidades de la estrategia corporativa.

El primer paso comienza con la decisión de rever los conceptos actuales para crear una nueva realidad tecnológica corporativa. Confucio, el pensador filósofo chino de 551 a.C. decía “Ud. no puede cambiar el viento, pero puede ajustar las velas del barco para llegar adonde quiere.”

Idioma / Language