Eficiencia Operacional

Eficiencia Operacional

La eficiencia operacional, de manera genérica, se expresa por la relación entre el resultado obtenido con una operación o actividad y el costo o esfuerzo empleado en su creación. En todos los segmentos, sectores y áreas, en todas las funciones, ya sean gerenciales, de producción o administrativas y en cualquier tamaño de empresa, el tema de eficiencia operacional es fundamental para aumento de productividad y conquista de competitividad. Podemos listar algunas conquistas conocidas de empresas que actúan con alto grado de eficiencia operacional:

  • Aumento de venta, rentabilidad, market share (participación en el mercado);
  • Reducción de costos de manera estructurada y sostenible;
  • Reducción de capital utilizado (existencias, por ejemplo);
  • Aumento de la satisfacción y disminución de las reclamaciones de clientes;
  • Reducción de pérdidas y retrabajo;
  • Maximización del uso de activos y optimización de inversiones;
  • Aumento de sinergia entre negocios y áreas de la organización;
  • Aumento de velocidad en el time-to- market para nuevos productos, servicios, canales, etc.;
  • Aumento de productividad en áreas productivas y el backoffice (el área administrativa o la administración);
  • Maximización sobre retorno de campañas promocionales y ofertas;
  • Aumento de nivel de servicio con la capacidad actual instalada.

Para que una empresa tenga estas conquistas, es necesario que en su día a día estén presentes algunas afirmaciones:

  • La certeza de que todo siempre puede ser mejorado;
  • Lo que no se mide no se administra;
  • Lo que no se administra no evoluciona;
  • Es posible conquistar eficiencia sin perjudicar la calidad;
  • Niveles de servicio y una cultura de eficiencia y disciplina operacional son grandes aliados de las empresas, de los ejecutivos y gestores.

En el día a día de las empresas también oímos las intenciones de los ejecutivos sobre “hacer lo mismo con menos” o “hacer más con lo que ya tenemos” o hasta ambiciones mayores de “hacer más con menos”. Sin embargo, muchas acciones se limitan a la reducción directa de personas sin necesariamente alterar los modelos y procesos operacionales que garantizarán la calidad de la operación después de la reducción de la estructura y aún dar sustentación a esa reducción con el tiempo.

En este contexto, nuestro equipo de consultores combina la experticia en los diversos segmentos de negocios con la capacidad analítica, la habilidad de entender profundamente las operaciones y sus relaciones de causa y efecto con el bagaje metodológico para ayudar a nuestros clientes a cambiar el nivel de eficiencia de manera sostenible, desde el diagnóstico hasta la implementación y operación.

Nuestros principios de excelencia operacional, listados más adelante, han ayudado a nuestros clientes de los segmentos de comercio minorista, bancos, industrias, servicios, educación y salud a originar valor con el aumento de la eficiencia operacional en sus procesos core y en el backoffice.

  • Repensar, reconfigurar, reducir lo que no origina valor;
  • Volver a secuenciar actividades, redefinir responsabilidades;
  • Evaluar y atacar las causas raíz de los problemas ya conocidos;
  • Tener un método claro y pragmático para conocer “nuevos problemas” y atacarlos;
  • Repensar funcionalidades y aumentar automatización;
  • Utilizar herramientas de workflow (flujo de trabajo) y BPM para garantir los procesos y originar metas de performance;
  • Definir indicadores claros y eficientes para lo que es crítico;
  • Administrar la rutina;
  • Definir niveles de servicio para actividades que dependen de áreas distintas;
  • Repensar make or buy (hacer o comprar), tercerización y centralización;
  • Definir impulsor de esfuerzos y herramientas de dimensionamiento de recursos.

Vea nuestra actuación en Eficiencia Operacional en las siguientes industrias

Idioma / Language